El estilo industrial es una mezcla muy equilibrada entre muebles de fábrica y materiales en bruto. Se trata de un estilo que no ha envejecido y sigue siendo popular en los interiores actuales. Y no, no tienes que tener el loft de Dan Humphrey en “Gossip Girl” o el de Jess Day en “New Girl”, ni vivir en Brooklyn para adoptar la decoración industrial. Hoy en día, la decoración de estilo industrial se encuentra también en pisos urbanos y también casas de campo por su estética sencilla, cálida y de diseño.

¿La claves? Austeridad en los revestimientos, elementos metálicos como elementos decorativos y mobiliario inspirado en ambientes de trabajo que crean ambientes urbanos muy contemporáneos. En este estilo también se disfruta de la luminosidad, los espacios amplios y abiertos, los materiales naturales, las grandes ventanas sin persianas ni cortinas y, por supuesto y si tienes la posibilidad: el ladrillo visto. Una filosofía de vida de vanguardia, espacios abiertos, una mezcla de piezas oxidadas y muebles desgastados, así como materiales como el hierro, el acero o el hormigón son algunos de los rasgos más reconocibles de la decoración industrial.

Piezas icónicas: Si bien es cierto que la decoración industrial es, más bien, minimalista, deja sitio a un amplio elenco de piezas icónicas. Seguro que reconoces el mítico sofá Chester tapizado en cuero entre ellas, pero hay más. Las sillas Tolix, las mesas con sobre de madera y patas de hierro o sus homólogas de centro con ruedas también encajan dentro de esta tendencia.

Reinventar y reciclar: La decoración de interiores de estilo industrial está muy vinculada con la creatividad lo cual abre la puerta a un sinfín de posibilidades. Reciclar y reutilizar antiguos materiales y objetos es un must have para este tipo de ambientes en los que, lo mismo podemos encontrar mesas hechas con palets que viejas maletas convertidas en mesillas, cajas dando servicio de estanterías…

Textiles:Aunque cada detalle de la decoración se incluye en su justa medida, los textiles no pueden faltar. Los patrones de carácter sobrio o desgastado son los más frecuentes y no faltan motivos como cuadros escoceses o tartán en tejidos como el tweed.

Iluminación: Tampoco la iluminación escapa a las máximas del estilo industrial que, entre otras cosas, apuesta por bombillas vistas, lámparas de metal y hasta focos inspirados en los empleados en el cine o la fotografía para crear ambientes que brillan con luz propia. ¿Te animas?

Otros tips: Busca muebles minimalistas, chic y ultra modernos y mezclalos con piezas recuperadas y vintage. Con el arte callejero colgando en tus paredes necesitarás un mobiliario con el mismo estilo. Las piezas contemporáneas pueden llegar a ser caras, así que busca tiendas de segunda mano y tiendas especializadas de época para una alternativa más barata. Los muebles retro-modernos se inspiran en los años 50, 60 y 70, así que no te dejes intimidar por sus raíces antiguas. Compara las piezas antiguas con los tonos industriales para conseguir un estilo ecléctico.

Los baños siempre cuentan, para este estilo, con el revestimiento cerámico en blanco a modo de losas de metro, a juego con los sanitarios y muebles, combinado, como mucho, con una cenefa en negro o un suelo de ajedrez.

En cuanto a los complementos, otros objetos que pueden integrarse muy bien en este estilo son los ventiladores a lo grande, focos de cine como lámparas, elementos retro metalizados, algún instrumento musical reciclado, una estantería fabricada con cajas de madera, una bicicleta antigua restaurada en el pasillo o algún cuadro del mítico Andy Warhol, muy relacionado con la ciudad.

 

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés LGN Medios Lega Integra